Fantasía e Imaginación

 

Por Vanina Gimenez

Publicado 17/06/2021

______________________________________________________________________________________
 
 
 

Hace unos días me tope con un texto que hablaba sobre la importancia de la imaginación en los niños pequeños, lo que hizo que consultara a María Montessori sobre el tema y encontré que realiza una diferenciación bien marcada entre FANTASIA E IMAGINACIÓN, que luego fue avalada por muchos científicos y me gustaría compartirla con ustedes.

Según su teoría, los niños de 0 a 6 años no diferencian la realidad de la fantasía. Es un período en que la mente absorbe TODO. Como solemos decir, son esponjas. Sin filtros. Sin prejuicios.

Lo primero que ella nombra es una premisa socialmente aceptada con respecto a la fantasía y la infancia. Se cree firmemente que la fantasía es buena, y que está muy ligada a la ilusión. Algunos mitos de la infancia, como Papá Noel y el ratón Pérez, son pura fantasía. Pero la pregunta es: ¿De quién es la ilusión? ¿Es la ilusión del niño? ¿O se trata más bien de la ilusión del adulto trasferida al niño?

Para esa mente tan absorbente en esta etapa, exponerla a historias fantásticas, solo logrará niños confundidos. Cuando reforzamos como cierto aquello que no existe y luego nos descubren, rompemos su confianza. Es normal que un niño se plantee: ¿Si me mintió en esto, en qué más me habrá mentido?

Acá es donde ella marca la diferencia entre estos dos conceptos. Que pueden parecer lo mismo, pero no lo son. La imaginación nace en la mente a través de la información que ha recibido del mundo real. Sería como lo que hace un artista a través de lo que ve y siente para luego, CREAR. En conclusión, la imaginación se basa en la realidad, no en la fantasía.

La fantasía en cambio, es algo creado por los adultos, nace en la mente de otra persona y se lo transmitimos a los niños. Como contarles que una tetera puede hablar, por ejemplo. La fantasía no les aporta nada en edades tan tempranas, porque para ellos no es fantasía, ¡ellos lo creen de verdad!

Esto no quiere decir que la fantasía sea mala, solo se debe evitar en niños pequeños, dejandola para cuando puedan distinguir entre una fantasía y la realidad.

"Todo niño" escribe Montessori, “debería poder experimentar de primera mano, observar y ponerse en contacto con la realidad. Entonces, los vuelos de la imaginación comenzarán desde un plano más elevado” y producirán los instrumentos necesarios para construir una humanidad mejor. Es a través de la imaginación que “la inteligencia será dirigida hacia sus canales naturales de creación.”
Es a partir de la realidad, de conocer su entorno, de absorber cada gota de información que nuestra naturaleza pueda brindarle, que el niño desplegará toda su imaginación.

Conocías esta diferencia? Nos gustaría mucho saber tu opinión al respecto.

 

 

                                                                                                      

 

 

Enviamos a todo el país

Envíos Rápidos y Seguros a tu domicilio

TODOS LOS MEDIOS DE PAGO

Tarjeta de Crédito/Débito, Transferencia/Depósito, Efectivo